El Estado, con el apoyo de las cámaras del sector, se asegurará de que las fincas piñeras en operación cumplan con los requisitos de ley