El Estado, con el apoyo de los productores, y organizaciones de la sociedad civil, promoverá la identificación de los posibles impactos (+ o -) de la producción de piña en las comunidades rurales, y su compensación