El Estado, con el apoyo de sociedad civil, la cooperación internacional, empresas productoras y formuladoras, promoverá normas y reforzará la capacidad del sector piñero para adoptar las mejores prácticas en uso de agroquímicos