El Estado, con el apoyo del sector académico, reforzará la capacidad de los productores de piña para adoptar las mejores prácticas en el uso y conservación de suelos.